El periodista y la empresa

El periodismo asume el papel de cuarto poder, controla al Estado, da voz y respuesta al ciudadano y busca la verdad. El periodismo es un servicio a la sociedad, es el mejor oficio del mundo. Los medios de comunicación son empresas, los periodistas son empleados, los redactores jefe se convierten en mediadores entre empresa y periodistas y la información no es más que un producto que se vende al público.

La controversia de 60 minutos posee un poco de esencia del periodismo y esencia de empresa. El buen periodismo queda patente en cómo Lowell Bergman a partir de un documento anónimo (con las siglas de Philip Morris) que llega a su casa, busca la fuente clave que podrá dar sentido a todo el caso. De esta forma contacta con Jeffrey Wigand con el que entabla una relación especial de confianza con la que logró que el doctor se atreviese a dar su información y romper su contrato de confidencialidad con Brown & Williamson Tobacco. El periodista se negó en todo momento a abandonar a su fuente frente a las presiones de los directivos la cadena CBS que no querían publicar el reportaje en su versión original. Esto le llevó a informar a compañeros de otros medios para que difundiesen el caso. Así,  el New York Times se hizo eco de la situación de la CBS, mientras que el Post publicaba la versión íntegra del reportaje. Pero el periódico que más se implicó fue el Wall Street Journal, que refutó toda la campaña de desprestigio contra Jeff Wigand mediante una gran tarea de investigación, publicó un artículo sobre la manipulación química del tabaco el 18 de octubre de 1995 y obtuvo un Pulitzer en 1996 por el artículo “Philip Morris Memo Likens Nicotine to Such Drugs as Cocaine, Morphine” de Alix M. Freedman.

Pese a la buena labor periodística de su productor, la CBS dejó pasar una gran noticia y el programa 60 minutos. Los motivos de este gran error se encuentran en la presión empresarial. Don Hewitt (productor ejecutivo 60 minutos), Mike Wallace (presentador) y Bergman (como productor) conocieron por parte de Ellen Kaden (Consejera General CBS Informativos) y Eric Ober (Presidente CBS Informativos) que no se iba a publicar el reportaje. El motivo: miedo a perder la fusión con Westinghouse que se estaba desarrollando en esos momentos. La empresa ganaba la guerra a los periodistas y estos lo acataban.

Los entresijos legales y las trabas a la verdad pusieron en una situación difícil a Un hombre que sabía demasiado. Pero no todo se perdió. La aparición del caso en otros medios produjo la  emisión de la versión íntegra de la entrevista el 4 de febrero de 1996 en la CBS. La interferencia de la empresa en la labor periodística provocó no sólo el desaprovechamiento de una gran exclusiva, sino la pérdida de la credibilidad para todos los medios.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Una respuesta to “El periodista y la empresa”

  1. El pacto de lectura « Amor Alonso (3) Says:

    […] Amor Alonso (3) Producción Periodística UHM Grupo 3 « El periodista y la empresa […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: